tetas de maria guevara

Tetas al poder: bacterias mamarias que alimentan.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Nuestra microbiota es una legión de microorganismos que habitan de forma natural nuestro organismo. En los humanos, nuestras compañeras bacterianas inseparables representan hasta el 3 % de nuestra masa corporal con 100 trillones de células, superando a las células humanas en 10 a 1 (por cada célula humana hay diez células bacterianas) y añaden más de 8 millones de genes a nuestro genoma de 22 mil genes. ¿Increíble, no?

No resulta difícil imaginar cómo vamos adquiriendo a nuestros más íntimos huéspedes, simplemente al comer e interaccionar con el medio ambiente y con otras personas. Pero, en el caso de los recién nacidos ¿Cómo ocurre?

Los bebés son colonizados por trillones de bacterias desde el momento mismo de su nacimiento. Al atravesar el canal de parto, la madre embadurna a su bebé con bacterias beneficiosas que han proliferado en la vagina esperando ese preciso instante, como quien espera un aventón a un sitio mejor. Este baño bacteriano provee al bebé de una microbiota específica y muy beneficiosa para sus mucosas y su delicada piel. Mientras, los bebés nacidos por cesárea adquieren una composición bacteriana típica a la presente en la piel de los adultos y no provienen de su madre necesariamente, sino del entorno hospitalario.

cesarea
Cesárea

De hecho, parece que los microbios transferidos vía vaginal son importantes para disparar la maduración del sistema inmune en el neonato. En este sentido, algunos estudios sugieren una relación directa entre nacimientos por cesáreas y la incidencia de rinitis alérgica, asma, enfermedad celíaca, diabetes tipo I y otras enfermedades inflamatorias ¿Qué tal?

¿Cómo desarrollan la microbiota intestinal?

La leche humana es un fluido biológico complejo especie-específico adaptado para satisfacer los requerimientos nutricionales para el rápido crecimiento del infante. Además educa el sistema inmune neonatal y confiere cierto grado de protección contra patógenos. Estos efectos son el resultado de la acción sinérgica de muchos componentes bioactivos como células inmunocompetentes, inmunoglobulinas, ácidos grasos, poliaminas, oligosacáridos, lisozima, lactoferrina, glicoproteínas y péptidos antimicrobianos.

lactancia materna
Lactancia materna

Pero a principio de la década de 2000, muchos estudios comenzaron a revelar que la leche materna era una fuente continua de bacterias probióticas para el intestino del niño. Estos fueron hallazgos importantísimos, porque antes se creía que la leche humana era estéril. De hecho, ahora se sabe que es la principal fuente de bacterias, ya que con tomas de leche de 800 ml/día pudieran ingerir hasta 10 millones de bacterias diariamente. Se ha sugerido también que la exposición a estos microbios beneficiosos de la leche materna pudiera promover efectos beneficiosos contra la diarrea y enfermedades respiratorias y pudiera reducir el riesgo de desarrollar otras enfermedades como diabetes y obesidad. (Antes escribí sobre flora intestinal aquí).

Algunos estudios recientes de la microbiota mamaria han identificado entre 100 y 600 especies bacterianas presentes en la leche materna. De ellas, al menos 9 géneros han estado siempre presentes en todas las madres analizadas: Staphylococcus, Streptococcus, Serratia, Pseudomonas, Corynebacterium, Ralstonia, Propionibacterium, Sphingomonas y Bradyrhizobiaceae. Esta pandilla suele constituir el 50 % de las bacterias totales presentes, mientras que el otro 50 % varía tremendamente entre una madre y otra.

¿Pero de dónde vienen estas bacterias mamarias?

El origen de las bacterias presentes en la leche materna ha sido un asunto controversial en los últimos años. Tradicionalmente, se ha creído que las bacterias que contiene la leche son el resultado de la contaminación con bacterias de la piel de la madre o de la cavidad oral del lactante. Sin embargo, la presencia de bacterias anaeróbicas (que se desarrollan en ausencia de oxígeno) sugiere que la piel o la boca son fuentes improbables.

Recientemente se ha sugerido que estas bacterias de la leche pudieran proceder de los intestinos de la madre. Aunque no hay evidencias claras en humanas, hay suficientes pistas que otorgan una base científica a esta emocionante hipótesis. Veamos:

Se ha demostrado que las células dendríticas del sistema inmune pueden penetrar el epitelio intestinal y tomar bacterias directamente del intestino. Estas células son capaces de separar las uniones célula-célula del epitelio, proyectar dendritas al exterior y directamente tomar las bacterias, preservando la integridad de la barrera epitelial. Una vez adentro de la célula dendrítica, las bacterias intestinales pueden diseminarse a través del sistema linfático hasta otras superficies mucosas como la de los tractos respiratorios y genitourinario, glándulas salivares, lacrimales y mamarias. Además, se conoce que durante el período de lactancia, la colonización de las glándulas mamarias por células del sistema inmune es un proceso activo selectivo regulado hormonalmente.

lactancia materna microbioma
Fuentes potenciales de las bacterias presentes en la leche humana (tomado y modificado de Fernandez et al.)

Paradójicamente, la medicina moderna diseñada para prevenir la mortalidad infantil (tales como las cesáreas de emergencia o la alimentación con fórmulas de leche) ha contribuido al surgimiento de enfermedades inmunes debido a la falta de exposición a los microbios maternos asociados con estas prácticas. En América Latina tenemos un problema mayor. Aquí las cesáreas parecen ser la norma (sobre todo en el sistema de salud privado). De hecho, ostentamos el récord de la región del mundo donde más cesáreas se practican (38 % de los nacimientos y la OMS recomienda no exceder el 15 %) y las prácticas de lactancia materna exclusiva no están muy extendida en la mayoría de los países (ver Prácticas de Lactancia Materna en América Latina).

Hemos visto cómo la leche humana es una fuente de bacterias beneficiosas para el intestino infantil, donde juegan papeles claves para prevenir infecciones, obesidad, diábetes, e intervenir en inmunomodulación y metabolismo. Si yo pudiera, sin duda amamantaría. (Aprovecho de recomendar la colección que @AlexisRebdo tiene sobre lactancia materna aquí.)

Imagínense, si se llega a demostrar el mecanismo de translocación de bacterias desde el intestino a los pechos de la madre, las consecuencias prácticas serían inimaginables, abriendo nuevas perspectivas de bacterioterapia y probióticos para lactantes tan solo modulando la microbiota intestinal de la mamá 🙂

¿Qué te parece todo esto? No dudes en dejar tu comentario y en compartir este material si te resultó interesante.

maternidad pablo picasso
“Maternidad” Pablo Picasso

Esta entrada forma parte de la iniciativa #LunesTetas. Las 36 publicaciones al respecto están compiladas en la web de Naukas, aquí. Merece la pena echarles un vistazo a todas.

En la cabecera de este post, una foto de “Las Tetas de María Guevara”, formación natural en la Isla de Margarita, Estado Nueva Esparta, Venezuela.

Para saber más:

Fernández, L et al. (2013) The human milk microbiota: origin and potential roles in health and disease . Pharmacological Research 69: 1 – 10.

Funkhouser, L and Bordenstein S. (2013) Mom Knows Best: The Universality of Maternal Microbial Transmission. PLOS Biology 11(8): 1 – 9.

Please follow and like us:

7 thoughts on “Tetas al poder: bacterias mamarias que alimentan.”

  1. Hola Félix, que alegría ver el tremendo blog que has montado, ¡te felicito! Me interesa mucho profundizar en la información que presentas,pues estoy diseñando una propuesta para una materia sobre lactancia materna (…larga historia) y quiero profundizar sobre los beneficios, con evidencia científica.
    Saludos,

    1. ¡Sol!
      Qué bueno que te preocupes en fundamentar científicamente lo que quieres impartir. Si esa fuera la norma entre educadores, menos charlatanes y pensamiento esotérico habría en la calle.

      En el siguiente enlace creo que podrías encontrar una base para tu partida. Es mi amigo Alexis Rebelledo, desde Chile. Tiene varias entradas sobre lactancia bien documentadas científicamente:

      http://alexiustoday.org/search/lactancia

      Con el tema concreto de mi entrada, de las bacterias beneficiosas que ustedes despensan a través de la leche, al final están las dos referencias de los papers que usé para contar la historia. De ahí podrías sacar más referencias, sobre todo cuando cuentan todos los beneficios demostrados que aporta la lactancia.

      Un gran abrazo, gracias por pasarte, leer y comentar! 😀

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *