ley de semillas felix moronta

Aprobación de la Ley (anticientífica) de Semillas

Tiempo de lectura: 5 minutos

Ayer 29 de diciembre fue firmada por el Ejecutivo la Ley de Semillas. Después de dos años de discusión, la ley fue aprobada por la Asamblea Nacional el pasado 23 de diciembre, en una sesión inaudita e improvisada. Es un instrumento legal claramente anticientífico que no nació de un debate plural, sino principalmente en discusiones entre el campesinado y ambientalistas. La Ley prohíbe la producción, importación, comercialización, distribución y uso de semillas transgénicas. Un golpe a los científicos venezolanos y un obstáculo al desarrollo biotecnológico del país.

Antes de continuar, es necesario que sepan algunas de las características de los cultivos transgénicos actuales:

  1. Resisten el ataque de insectos plagas.
  2. Toleran ciertos tipos de herbicidas para evitar la aparición de malezas.
  3. Mejorar algunas características organolépticas, como la apariencia.
  4. Producen más vitaminas o proteínas para mejorar la calidad nutricional de los productos agrícolas.
  5. Resisten condiciones ambientales adversas, como sequía.
  6. Actúan como biofábricas para la producción de vacunas y medicamentos.

Los rubros con las características 4, 5 y 6 están en fase de investigación y ensayos clínicos. Los cultivos transgénicos que sí comercializan tienen las características 1, 2 y 3. Ellos han traído muchas ventajas, entre las que destacan:

  1. Han permitido la reducción del uso de insecticidas y plaguicidas.
  2. Han minimizado la necesidad de labranza y arado, reduciendo la erosión de los suelos.
  3. Reducción en la emisión de gases de efecto invernaderos por el menor uso de maquinaria.
  4. Han producido miles de toneladas de alimentos extra (que hubieran requerido millones de hectáreas adicionales en la agricultura convencional) sin necesidad de más suelo; por esto se ha conservado la biodiversidad con su uso.
  5. Menos pérdidas económicas para los agricultores, que redunda en mayor beneficio económico.
  6. Han simplificado el trabajo agrícola, otorgando a los agricultores y sus familias acceso a mejor calidad de vida.

Esas características y ventajas están muy bien explicadas en el siguiente vídeo de ChileBio que recomiendo:

La ley de semillas

Lo viene a continuación serán críticas al articulado de la Ley de Semillas desde un punto de vista biotecnológico. Seguramente los agrónomos, agricultores y campesinos tendrían otras críticas en sus áreas de experticia, así como abogados, sociólogos, antropólogos, ecólogos, botánicos… Empecemos.

La Ley de Semillas tiene por objeto, entre otros aspectos, desarrollar “…un sistema de producción de semillas moderno, contrario a la producción y uso de organismos genéticamente modificados…” (Art 1). Señores, esto es un ejemplo de libro de un oxímoron. No hay nada moderno en la prohibición de transgénicos, sino todo lo contrario. Los redactores de la Ley no se han enterado el bum que han supuesto los cultivos biotecnológicos para la economía mundial moderna.

ley de semillas transgenico felix moronta

Es tajante la Ley cuando expone que “Queda prohibida la producción, importación, comercialización, distribución y uso de semillas transgénicas…” (Art 5); y entre los “Principios y Valores” que la guía me llama la atención “Por una Venezuela libre de Organismos Genéticamente Modificados” (Art 6). De ser así, tendrán que liberar a Venezuela de toda la insulina para los diabéticos, de algunas vacunas, de las telas de algodón, de los detergentes blanqueadores, por ejemplo, que con alta probabilidad están hechos a partir de organismos genéticamente modificados. Los organismos modificados o transgénicos forman parte de nuestra vida diaria, miren:

Una de las atribuciones del nuevo Centro Nacional de la Semilla que deberá constituirse será la de “Crear, dotar y mantener laboratorios científicos de investigación en materia de semillas y para analizar y determinar la presencia de semillas transgénicas” (Art 10, numeral 17). No me opondría jamás al fortalecimiento de infraestructura para investigación, a no ser porque la que ya existe está un estado deplorable y sin recursos, insumos ni talento humano. ¿Seremos capaces de hacer trazabilidad de transgénicos a TODA la comida que entra por nuestros puertos y a la que (todavía) producimos? Lo dudo.

Hay un laboratorio que ya hace esos estudios de detección de transgénicos (ignoro si hay otros en el país). Queda en la Fundación IDEA y fueron los responsables de detectar que en Venezuela sí se ha sembrando semillas de maíz blanco transgénico y que sí han comercializado la harina pan transgénica obtenida; paradójicamente fue por una empresa del gobierno ¿QUÉ TAL? Léanlo en ¿Venezuela libre de transgénicos? ¡Va a ser que no! Por otra parte, en el año 2000 desarrollaron una lechoza transgénica en la Universidad de Los Andes, pero el campo de experimentación fue quemado por grupos ambientalistas. Eso lo conté en Cultivo transgénico made in Venezuela.

Por otra parte, la Ley obliga al Estado a “establecer las políticas y normas de la investigación en materia de organismos vivos modificados a los fines de impedir la obtención, importación, uso, comercialización y distribución en el país de organismos genéticamente modificados mediante la aplicación de biotecnología moderna” (Art 24). Craso error obligar al estado a impedir adelantos científicos. Esto recuerda a los luditas, quienes se oponían con fervor a los adelantos tecnológicos de su época. No podremos en Venezuela, por ejemplo, desarrollar plantas que produzcan fármacos (como la que usaron para obtener el suero Zmapp para los enfermos de Ébola), ni hacer cultivos que soporten sequías (pensando en el calentamiento global), ni hacer que nuestros rubros sean más nutritivos. Vamos, que nos quedemos en conucos.

En este mismo sentido, dice el artículo 92 “Para el resguardo y logro de una Venezuela Libre de Semillas y Cultivos Genéticamente Modificados, se estipula la prohibición de la liberación, el uso, la multiplicación, la entrada al país, la innovación y la producción nacional de semillas genéticamente modificadas mediante biotecnología moderna para obtención de Organismos Vivos Modificados y Organismos Genéticamente Modificados, así como el procedimiento para su eliminación, en el caso de detectarse en el país cultivo o presencia de tales organismos modificados”. La investigación, el desarrollo y la innovación son pilares fundamentales en el desarrollo económico y social de la humanidad; da tristeza y rabia ver cómo los prohíben mediante una ley.

Aunado al talante anticientífico antiinnovación y antidesarrollo de la ley, la retórica ideológica y ambientalista-espiritual tiene espacio en el texto. Por ejemplo, “uso de semillas… desde una perspectiva egroecológica socialista… Especial valoración de la semilla originaria, campesina, indígena y afrodescendiente(Art 1) o “incorporar el aprendizaje sobre la semilla en su dimensión técnica, cultural, espiritual y agroecológica” (Art 28). El pragmatismo brilla por su ausencia. Aquí es cuando recomiendo la lectura de ¿Qué es el Ecomodernismo?.

Como guinda, la disposición final primera ordena “la extinción de los títulos de propiedad industrial, así como los derechos de autor vigentes sobre las semillas y nuevas variedades vegetales otorgados en Venezuela… y los derechos de propiedad intelectual”. Esto es un ¡EXPRÓPIESE! del trabajo incansable de años de investigación y desarrollo de agrónomos y  técnicos agrícolas, además de una desmotivación profunda para el desarrollo de nuevos cultivares.

Como ven, esta Ley de Semillas es un sinsentido en toda regla: ignora totalmente los beneficios de la agrobiotecnología, pretende anclarnos en el más oscuro atraso científico en la región, desvalora el trabajo del campo y desprecia a nuestros agrónomos. Socialismo del Siglo XIX.

ogm campesinos

Descarga AQUÍ el texto de la Ley de Semillas

Please follow and like us:

8 thoughts on “Aprobación de la Ley (anticientífica) de Semillas”

  1. Estimado Felix, muy de acuerdo contigo. Efectivamente es una ley total y lamentablemente anticientífica, desde su texto se prohíbe explícitamente la investigación, el desarrollo y la innovación. Tanto que critican a las empresas semilleristas transnacionales y precisamente se nos impide desarrollar la infraestructura, el conocimiento y el talento nacional para poder depender menos de ellas. Los transgénicos llegaron para quedarse y no va a ser una ley que los prohiba la que va a impedir su utilización.
    Te felicito por la información desplegada en tu blog, es muy interesante y muy fácil de seguir por cualquier persona.

    1. Hola Iván,

      El talante primitivo y de desprecio por la ciencia es indignante. Es imposible quedarse callado ante semejante atrocidad. Tenemos mucho por hacer los que conocemos, valoramos y apostamos por la biotecnología agrícola moderna.

      Gracias por pasarte y comentar. Eso es ya tremendo halago.

      Un abrazo.

  2. Estimado Felix:

    Interesante articulo, con este tipo de leyes no solamente seguimos al final de la cola en cuanto al desarrollo biotecnologico para la mejora de la actividad agricola, sino que ademas pareciera un sin sentido querer “romperle el espinazo” a las transnacionales (lo que parece que motivara cualquier ley en nuestro pais) haciendo justamente nada.
    En fin….. ya veremos.

    Saludos

    1. Así es, Ernesto.

      Legislar para prohibir la investigación científica y la innovación tecnológica parece algo surrealista. Ni Cuba (NI CUBA) ha hecho semejante atrocidad.

      Gracias por comentar. Un abrazo.

  3. Estimado tocayo,
    Excelente e impecable artículo sobre una ley, llena de prejuicios y mucha ignorancia. Sobretodo cuando el gobierno importa de gobiernos vecinos productos transgénicos. ¡Qué desgracia! Me gustaría reproducir tu artículo en mi blog pero no veo tu licencia de Creative Commons.

    Felix J. Tapia

    1. ¡Hola, Profe!

      Se benefician ellos (los guisos con las importaciones a 6.30) y benefician a los agricultores de países vecinos. Mientras, nuestros campos baldíos y los anaqueles vacíos. Surrealismo bolivariano.

      Siéntete libre de reproducir esto en tu blog. ¡Adelante!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *