Romance microscópico: una mirada a la sexualidad bacteriana

Tiempo de lectura: 3 minutos
Conjugación bacteriana. Dos bacterias intercambian material genético (una donante y una receptora, generalmente) a través de un conducto o pili sexual. Cortesía de AJ Cann de www.microbiologybytes.com
Conjugación bacteriana. Dos bacterias intercambian material genético (una donante y una receptora, generalmente) a través de un conducto o pili sexual. Cortesía de AJ Cann de www.microbiologybytes.com

Qué mejor manera de inaugurar este blog con este tema que evoca, en general, tanto placer y en particular mezcla algunas de mis pasiones 😉

¿Se imaginaban ustedes que nuestras inseparables bichitas llevan miles de millones de años de “juerga sexual”? Y lo más importante ¿que todos los seres vivos debemos nuestra existencia a su “apetito sexual” y sus vidas “promiscuas”? ¿No? Vayamos por partes.

¿Qué son las bacterias?

Son organismos microscópicos (microorganismos) unicelulares que carecen de estructuras celulares internas (orgánulos) como núcleo o mitocondrias y su material genético (ADN) se encuentra “suelto” en el interior de la célula. Este tipo de célula se conoce como célula procariota. Los procariotas fueron las primeras habitantes de la Tierra, surgiendo inmediatamente después del enfriamiento de la corteza terrestre, hace unos 3800 millones de años (en los albores de nuestro planeta) y durante todo este tiempo las bacterias han ejercido una influencia más profunda sobre la biósfera que cualquier otra forma de vida.

¿Y qué tiene que ver el sexo en todo esto?

Resulta que, biológicamente, el sexo no es más que la mezcla o combinación de material genético. Punto, hasta ahí, sin órganos genitales, ni caricias, ni clímax… un toma-y-dame de genes. Y las inventoras de esa maravilla fueron las bacterias. Así que el sexo es más antiguo de lo que pudiéramos imaginar.

Se originó durante un período geológico violento, donde las bacterias estaban sometidas a una intensa radiación ultravioleta, rayos cósmicos, meteoritos… y a una atmósfera arcaica, primitiva, cruda. Con todo, las primeras terrícolas pudieron hacer frente a estas condiciones adversas y proliferaron en los mares, aguas fangosas y fuentes termales donde sufrieron una diversificación tremenda. Adquirieron una inmensa variabilidad metabólica.

¿Pero cómo la adquirieron, de dónde? Por donación génica, transfiriendo genes, teniendo sexo. En la transferencia génica una bacteria traspasa uno o varios genes a otra, sin que ello implique producción de descendencia. Así el sexo bacteriano no implica reproducción, sino ganancia de nuevas funciones metabólicas, fungiendo como un atajo hacia la supervivencia ¡Fue un salvavidas!

Las bacterias se autoclonan para reproducirse. Tras crecer, copian sus genes y el resto de su cuerpecito y se dividen por la mitad, produciendo dos células genéticamente idénticas, como fotocopias de la célula original. Así, si una bacteria tiene la suerte de adquirir un conjunto de genes nuevos beneficiosos, podrá legarlos a sus hijas y a todas las generaciones subsiguientes.

Prácticas sexuales bacterianas

Así como nosotros, las bacterias también se entregan a diversos tipos de prácticas sexuales: en ellas dominan, grosso modo, la transformación, la conjugación y la transfección.

  • Cuando una célula bacteriana se rompe, el ADN suele quedar libre y desnudo en el ambiente hasta alcanzar otras bacterias sanas y salvas las cuales incorporan los genes foráneos. Este sería el proceso de transformación, un sexo bastante pasivo, aburrido.
  • La conjugación, en cambio, implica contacto celular (este suena más excitante). Entre célula y célula se forma un tubo a través del cual pasa un determinado número de genes de una bacteria donante a otra receptora. En la foto se muestra a dos bacterias intimando a través del pili sexual, conducto por donde se transfiere el material genético.
  • En la transducción participan los bacteriófagos (virus bacterianos), y sería la práctica más procaz del sexo bacteriano. Aquí, un virus se posa en el exterior de la célula e inyecta su material genético para, saboteando a la bacteria, producir más virus. Al final la célula infectada revienta y libera nuevos virus que portan combinaciones de genes virales y bacterianos, puestos a inyectar su material genético en otras bacterias.

¿Qué impacto ha tenido el sexo procariótico?

La dispersión sexual de los genes bacterianos, y por tanto la proliferación de las bacterias, fue crucial para la transformación del planeta estéril a un lugar pleno de vida, propiciando la transformación ecológica de la Tierra. Además, la evolución de los procariotas condujo a la aparición de los Protistas, organismos de células con orgánulos y núcleo (Eucariotas), los cuales constituyen los ancestros de todos los hongos, plantas y animales. Debemos nuestra existencia a la evolución del sexo bacteriano.

Para finalizar, quiero destacar que la revolución biotecnológica actual no hace más que explotar la sexualidad bacteriana, esa tendencia de las bacterias a donar genes propios y recibir genes ajenos. Los ingenieros genéticos no hemos inventado la mezcla de genes, sólo la hemos tomado prestada para beneficio de la humanidad. Que quede eso claro.

¿No les resulta esto apasionante, emocionante, curioso…?

Para saber más:

Lynn Margulis y Dorion Sagan. ¿Qué es el sexo? 1ra Edición. Barcelona: Tusquets Editores, 1998. ISBN 9788483106082

Please follow and like us:

14 thoughts on “Romance microscópico: una mirada a la sexualidad bacteriana”

  1. Sí puedes sigue con algo de genética mendeliana o bioingeniería. Me ha encantado además d la información científica sobretodo él cómo la cuentas. Por fin y adelante. Enhorabuena

  2. congrats!
    un tema que da mucho juego, porque si bien es cierto que el intercambio de genes entre bacterias es sexo, su reproducción continúa siendo asexual (bipartición: de un individuo salen 2).
    La reproducción sexual como la entendemos (de dos individuos sale uno) apareció más tarde con la aparición de gametos.
    Así que se podría decir que, literalmente hablando…. El sexo sin reproducción lo inventaron las bacterias!!!!
    saludos, y ánimo con el blog,
    p
    e
    r
    e

    1. Ese “instinto” bacteriano que todavía conservamos… 😉
      Perfecta tu acotación, Pere. ¡Y muchas gracias por los ánimos!
      Un abrazo

  3. excelente, un tema muy interesante, te felicito, hay alguna manera de saber o estudios cientificos que hayan demostrado que aún siendo organismos celulares microscópicos puedan sentir placer tal como los organismos más complejos?

    1. ¡Hola Marco! Difícilmente los organismos unicelulares sientan algún tipo de placer, así como tampoco lo sientan las plantas al ser polinizadas. Tal vez sea por la carencia de un sistema nervioso. Lo del placer sexual es un tema bastante más complejo que sin duda evolucionó de aquellos encuentros microscópicos.

      ¡Gracias por comentar!

  4. Excelente! Felicitaciones… Emocionante tu socializacion de este contenido cientifico, esperamos por más y prontas publicaciones!!

    Saludos desde Coro, estado Falcon.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *