El clima cambia. La humanidad es responsable.

clima felix moronta

Múltiples estudios publicados en revistas científicas revisadas por pares muestran que el 97 % o más de los científicos del clima que publican activamente están de acuerdo: 

Las tendencias de calentamiento climático en el siglo pasado son extremadamente probables debido a las actividades humanas

Además, la mayoría de las organizaciones científicas líderes en todo el mundo han emitido declaraciones públicas que respaldan esta posición. Son alrededor de 200 organizaciones internacionales (cada una reúne a cientos o miles de científicos) que pueden ver aquí.

Hay consenso.

clima felix moronta

Sin embaro, la ciencia del clima es tan compleja y la información tan abundante, que la confusión, el escepticismo y el negacionismo del cambio climático (impulsado por las redes sociales) han ganado terreno.

Por ejemplo, llegó a mi TL una carta escrita por 7 científicos italianos y firmada por otros 83 titulada:

«Petición sobre el calentamiento global antrogénico».

La original es esta, y fue reproducida en español con el rimbombante título de:

«Grandes científicos italianos sueltan una bomba sobre el cambio climático» que pueden leer aquí.

Pocas semanas después, otros 206 cientificos italianos escribieron otra carta como respuesta, soportando el consenso científico mundial en cuanto al origen antrópico del calentamiento global. La pueden leer aquí. Pero esta no ha recibido la misma difusión que la negacionista.

Por otra parte, y principalmente la razón para escribir esta entrada, es que conseguí un blog italiano (climalteranti.it) que desmonta una a una las vainas locas que declaran los negacionistas italianos

Me tomé la libertad de traducir sus refutaciones y sus conclusiones.

Aquí van:

«El dióxido de carbono no es un contaminante»

Incorrecto. El dióxido de carbono, aunque no es una causa directa de enfermedades como otros contaminantes (azufre y óxidos de nitrógeno, por ejemplo, y muchos otros), aún puede considerarse un contaminante porque, en concentraciones excesivas, determina impactos ambientales directos y indirecto: el aumento del efecto invernadero natural provoca un aumento de las temperaturas, una alteración del ciclo hidrológico y, por lo tanto, daños a la salud humana, la agricultura, la biodiversidad, etc. También provoca la acidificación de los océanos. La presencia de CO2 nunca ha sido tan alta en los últimos millones de años y su aumento constante está esencialmente relacionado con el uso de combustibles fósiles y la deforestación.

«Basado en el ilusorio pretexto de gobernar el clima»

Incorrecto. El “control del clima” es un concepto confuso e impreciso, un recurso retórico que niega la evidencia científica irrefutable del vínculo entre las emisiones antropogénicas de gases de efecto invernadero y el calentamiento global. El único “reclamo” de aquellos que buscan reducir las emisiones es evitar que el cambio del clima tenga un impacto aún mayor en el planeta, en los humanos y otras especies vivas, algunas de las cuales son potencialmente irreversibles para el momento de la experiencia humana.

«Esta es la tesis del calentamiento global antrópico promovida por el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) de las Naciones Unidas»

Incorrecto. El IPCC no “promueve” la teoría del calentamiento global, sino que se limita (por así decirlo) a analizar y resumir la literatura científica mundial, que confirma en decenas de miles de publicaciones científicas (muchas de las cuales son anteriores a la establecimiento del IPCC), la influencia de las actividades humanas en el calentamiento global.

«Sin embargo, el calentamiento global causado por el CO2 antropogénico es solo una conjetura no probada, pero se deduce de algunos modelos climáticos que son programas de computadora complejos llamados Modelos de circulación general»

Incorrecto:. La afirmación es rotunda, especialmente si consideramos que el impacto de los gases de efecto invernadero, y el dióxido de carbono en particular, ya había sido calculado por el científico sueco Svante Arrhenius en un artículo publicado en 1896. Desde entonces, las contribuciones teóricas y la evidencia experimental se sumó. Los modelos no solo simulan el calentamiento global causado por la concentración atmosférica de CO2 y el acrónimo GCM (tomado de la meteorología), significan «Global Climate Models». Los modelos actuales incluyen muchos componentes del sistema climático (océanos, tierra, hielo, vegetación, etc.) y, por lo tanto, se denominan Modelos del Sistema Cimático, Modelos del Sistema Climático Comunitario o Modelos del Sistema Terrestre. Además, la importancia fundamental de las actividades humanas en el calentamiento global se muestra en modelos diferentes a los GCM, y también se demuestra mediante la aplicación de modelos basados ​​en enfoques radicalmente diferentes, ver por ejemplo aquí o aquí.

«La literatura científica ha destacado cada vez más la existencia de una variabilidad climática natural que estos mismos modelos no pueden reproducir»

Incorrecto. Aunque existen incertidumbres inevitables al describir la variabilidad del sistema del clima, la contribución del forzamiento natural es ridículamente baja, como se informa en el Resumen para los Tomadores de Decisiones Políticas del Quinto Informe Climático de la IPCC (punto D3): «Los gases de efecto invernadero han contribuido al calentamiento global promedio de la superficie en un rango probable de 0.5 °C – 1.3 °C en el período 1951-2010, con la contribución de otro forzamiento antropogénico, incluido el efecto de enfriamiento de los aerosoles, que probablemente se encuentre dentro del rango de -0.6 °C a 0.1 °C. Es probable que la contribución del forzamiento natural esté en el rango de -0.1 °C a 0.1 °C y que la variabilidad interna natural también esté probablemente incluida en el rango de -0.1 °C a 0.1 °C. En conjunto, estas contribuciones estimadas son consistentes con el calentamiento observado, aproximadamente entre 0.6 °C y 0.7 °C durante este período».

«Esta variabilidad natural explica una parte sustancial del calentamiento global observado durante el siglo pasado»

Incorrecto. Ssuposición no probada. La variabilidad natural no puede explicar el calentamiento global del siglo pasado, sino solo la entidad del «ruido» que se superpone con la «señal» de calentamiento emitida por los gases de efecto invernadero.

“Numerosas observaciones climáticas muestran que los modelos de simulación no reproducen la variabilidad natural observada del clima y, en particular, no reconstruyen los períodos cálidos de los últimos 10.000 años anteriores a la corriente, que se repitieron cada mil años más o menos”

Conjetura incorrecta – no probada. Las reconstrucciones de las temperaturas de los últimos 10,000 años no se muestran en todos los períodos cálidos que se repiten cada 1000 años. Por otro lado, los modelos de simulación muestran una variabilidad muy similar a la natural, además se reproducen igualmente a partir de modelos con redes neuronales solo cuando se alimentan con concentraciones reales de gases de efecto invernadero.

«Estos períodos incluyen el conocido período cálido medieval, el período cálido romano y los períodos generalmente cálidos durante el Holoceno Óptimo entre 9000 y 6000 años atrás. Estos períodos del pasado también han sido más cálidos que el presente»

Incorrecta – conjetura negada. El Período Cálido Medieval y el Período Cálido Romano no fueron más cálidos que hoy, como lo demuestran muchas reconstrucciones de temperaturas, y se referían solo a algunas áreas del globo. Si bien no puede excluirse que en algunas áreas por períodos limitados las temperaturas hayan sido tan altas como hoy, en general en ninguno de esos dos períodos el planeta ha estado más cálido que hoy.

«Muchos estudios han demostrado que estas grandes oscilaciones climáticas del pasado están estrechamente relacionadas con los ciclos milenarios de actividad solar. Estos efectos no son reproducidos por los modelos»

Incorrecta – conjetura negada. Los ciclos milenarios de actividad solar no están estrictamente relacionados con la tendencia de temperatura de los últimos 10 000 años. Varios estudios han demostrado que el Sol no tuvo una influencia fundamental en el calentamiento global. Muchos estudios recientes están disponibles (ver, por ejemplo, aquí), pero ya en junio de 2007, un trabajo sustancial (Lockwood y Frohlich, 2007), que analizó los estudios publicados y evaluó las posibles influencias del Sol en el clima de la Tierra, concluyó de manera clara: «El Sol tuvo una clara influencia en el clima en el período preindustrial y tuvo una influencia notable en la primera mitad del siglo XX. El rápido aumento de las temperaturas observado después de 1985 no se puede atribuir a la variabilidad solar, sea cual sea el mecanismo considerado y de cualquier manera se piense que la variación solar puede amplificarse. Todos los parámetros del Sol que pueden influir en el clima durante los últimos 20 años han ido en la dirección opuesta a la requerida para explicar el aumento observado en las temperaturas promedio».

«El calentamiento observado desde 1900 en realidad comenzó en la década de 1700, es decir, en el mínimo de la Pequeña Edad de Hielo (correspondiente al mínimo milenario de actividad solar que los astrofísicos llaman mínimo solar de Maunder), el período más frío de los últimos 10 000 años»

Incorrecta – conjetura negada. Las reconstrucciones de las temperaturas de los últimos siglos no muestran el comienzo del calentamiento en la década de 1700. Los años entre 1700 y 1800 mantienen temperaturas sustancialmente sin tendencias y con altas variaciones interanuales.

“Desde entonces, la actividad solar, siguiendo su ciclo milenario, ha aumentado al calentar la superficie de la tierra”

Conjetura de negación errónea. No hay rastro de un ciclo milenario de actividad solar, que ha caído desde la década de 1970 en correspondencia con el aumento del calentamiento global. Debe recordarse que los modelos que consideran las causas y los efectos muestran que desde la década de 1960 ha habido un desacoplamiento causal entre la actividad solar y las temperaturas. Además, si la causa del aumento de la temperatura fuera el aumento de la actividad solar, también habría un calentamiento de la estratosfera, que en cambio se enfría de manera coherente con el aumento del efecto invernadero relacionado con el uso de combustibles fósiles y con el calentamiento de la troposfera.

«Los modelos no reproducen las oscilaciones climáticas observadas con ciclos de aproximadamente 60 años. Estos fueron responsables, por ejemplo, de un período de calentamiento (1850-1880) seguido de un período de enfriamiento (1880-1910), un calentamiento (1910-40) y un enfriamiento (1940-70), y de un nuevo período de calentamiento (1970-2000). Y los años siguientes (2000-2019) no han visto el aumento pronosticado por los modelos de aproximadamente 0.2 °C por década, sino una estabilidad climática sustancial que ha sido interrumpida esporádicamente por las rápidas oscilaciones naturales del océano ecuatorial del Pacífico conocido como El Niño Southern Oscillation, como la que causó un calentamiento momentáneo entre 2015 y 2016»

Incorrecta conjetura ridícula. Estos ciclos fantasmas de 60 años no existen en los datos. Por el contrario, los modelos describen bien la tendencia de aumento de las temperaturas, sin tener que introducir arbitrariamente “interrupciones esporádicas” y “calentamiento momentáneo”. Definir “estabilidad climática sustancial” como el hecho de que, en los primeros diecinueve años del siglo XXI, dieciocho de ellos están en el ranking de los diecinueve años más cálidos… bueno, ¡se necesita valor!

«Con respecto a los ciclones tropicales del Atlántico que azotaron América del Norte, si consideramos los datos de 1880, en ellos aparece una fuerte oscilación de 60 años, correlacionada con la oscilación térmica del océano Atlántico llamada Atlantic Multidecadal Oscillation»

Incorrecto – suposición no probada. Es cierto que existen variaciones climáticas de varias décadas en el Atlántico Norte, pero los trabajos autorizados sobre el tema muestran una tendencia creciente de actividad de huracanes durante la era industrial, a pesar de que la actividad de huracanes contemporánea no ha excedido el rango de la variabilidad climática natural estimada durante el último milenio.

«Toda la evidencia sugiere que estos modelos sobrestiman la contribución antrópica y subestiman la variabilidad climática natural, especialmente la inducida por el Sol, la Luna y las oscilaciones térmicas oceánicas»

Conjetura incorrecta – no probada. No se subestima la variabilidad climática inducida por el Sol y la Luna. Entonces todos tendríamos curiosidad por saber cuál es la variabilidad inducida por la Luna en la tendencia de temperatura global.

«… debemos ser conscientes de que el método científico dicta que los hechos, y no el número de adherentes, hacen de una conjetura una teoría científica consolidada. También ha habido peticiones firmadas por miles de científicos que han expresado su desacuerdo con la conjetura del calentamiento global antrópico. Entre estos recordamos, el promovido en 2007 por el físico F. Seitz, ex presidente de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos y la lanzada por el Panel Internacional No Gubernamental sobre el Cambio Climático (NIPCC) cuyo informe de 2009 concluye que “la naturaleza, y no la actividad humana, gobierna el clima”»

Falsedad. Frederick Seitz ha sido parte, como lo demuestran diversas investigaciones periodísticas, de un grupo de científicos pagado generosamente para defender ocasionalmente las posiciones de la gran industria sobre los temas más escabrosos; comenzando desde el tabaco hasta el clima (ver aquí y aquí). La petición principal es la lanzada en 1998 por el químico Arthur Robinson y su hijo, por la astrofísica Sallie Baliunas y por el ingeniero Willie Soon, en nombre de una pequeña organización llamada Oregon Institute of Science and Medicine creada por Arthur Robinson. Además del escepticismo sobre el calentamiento global, promovió la venta de un kit de educación en el hogar para «padres preocupados por la propagación del socialismo en las escuelas» y varios libros sobre cómo sobrevivir a la guerra nuclear. La poca credibilidad de esa antigua petición también está relacionada con el hecho que de los 32 000 suscriptores solo 39 declaran que tratan con el clima por razones profesionales, y entre otros había personas con un título pero no expertos en clima, personas con títulos autocertificados, personas imposibles de rastrear o con los nombres de los fallecidos, personajes de series de televisión o dibujos animados, soubrettes, etc. Además, Seitz, presidente del infame Instituto George Marshall, había acompañado la invitación a firmarlo con un artículo de los autores de la petición, paginado como los del PNAS, el diario de la Academia Nacional de Ciencias que denunció la falsificación en un comunicado de prensa. El informe NIPCC de 2009 ahora se conoce como una de las muchas operaciones de desinformación promovidas por el Instituto Heartland, así como por la cantidad de errores y falsedades contenidas.

Conclusión

La reciente petición sobre el calentamiento global antropogénico es algo que raya en lo ridículo, y como tal merece limitarse al olvido, barrido por los hechos y la evidencia científica, como se demuestra ampliamente en esta publicación. Sin embargo, nos damos cuenta de que Internet esta cada vez más repleto de bulos y portador de noticias falsas, por lo que, en el espíritu que impulsa este blog, sentimos que teníamos que intervenir nuevamente, en apoyo de aquellos que buscan información correcta.

A este respecto, tenemos que enfatizar que seis de los siete promotores de la petición (dos geólogos, dos físicos, un economista y un geógrafo) no tienen publicaciones científicas en el campo de la climatología, mientras que el séptimo fue autor de muchas publicaciones, en revistas menores, con teorías siempre diferentes y esencialmente ignoradas por la comunidad científica.

Añado. Cada vez soy más ferviente defensor de las ideas ecomodernistas para mitigar la emisión de gases de efecto invernadero. Sobre el ecomodernismo hablé aquí.

error

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.